CRECIMIENTO

PROFESIONALIZAR SU ORGANIZACIÓN NO ES UNA OPCIÓN, ES LA ELECCIÓN DE QUIENES QUIEREN CONSOLIDARSE Y SEGUIR CRECIENDO

Una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego constante. El techo de Crecimiento y Éxito de una empresa depende de la solidez de sus cimientos. Como sucede con el Bambú Japonés.

El bambú Japonés no es una especie cualquiera. Él es, más bien, un reflejo de muchas cosas: fortaleza, vitalidad, paciencia, constancia, perseverancia y, sobre todo, grandeza. El Bambú se prepara para triunfar y en su camino hacia lo más alto se vuelve poderoso.

Su semilla demora hasta más de 7 años para germinar. Sin embargo, durante el séptimo año, en sólo seis semanas, la planta de bambú crece más de treinta metros. Entre la siembra y el nacimiento del brote, la semilla del bambú echa resistentes y robustas raíces, preparando sus bases para lo que será su sólido futuro. Sus raíces son fuertes y le permiten sostener el crecimiento que va a tener al madurar.

Es capaz de resistirlo todo. Si hay vientos fuertes, esta caña los enfrenta. Si bien es cierto que se puede doblar con un vendaval, jamás se quiebra. Esta caña es tan poderosa, que se la puede cortar una y otra vez, y al final vuelve a crecer fuerte y saludable, incluso empezando de cero.

El Éxito Empresarial sostenido no es fácil, se debe trabajar mucho para ello. Una Organización con raíces y cimientos sólidos consigue crecer firme y fuerte. Esto le permitirá soportar las peores tormentas, logrando al final desarrollar todo su potencial y alcanzar sus objetivos.